Movilidad Sostenible. Transportes eléctricos e inteligentes. Post 3/3

Tabla de contenidos

2- COCHEs ELÉTRICOS

Muchos países han adoptado una serie de medidas para aminorar los impactos de la contaminación ambiental. Una de las más relevantes es la apuesta por la movilidad sostenible y los autos eléctricos. En ese contexto, el interés por los autos eléctricos va en aumento; por lo que estos vehículos no solo contribuyen al cuidado del medio ambiente, sino que también debería existir un ahorro significativo para los usuarios.

Es importante mencionar que cuando hablamos de autos eléctricos, el precio de compra no lo es todo, ya que hay que tener en cuenta en cuenta cuánto cuesta la recarga del coche, poner un punto de recarga en tu garaje, el mantenimiento, entre otras cosas.

En España, como en muchos otros países, una de las principales trabas para que la venta de autos eléctricos tenga una gran acogida, es no saber dónde o cómo recargar el vehículo en desplazamientos largos o cuánto sería el tiempo de carga, y la poca información que hay sobre este tema.

Por ello, aquí te traemos una guía para que tengas una idea sobre cómo instalar un punto de carga en tu garaje, costos, permisos, tiempos, autonomía, etc.

Costo de instalación de punto de recarga: El precio oscila en función de las características del equipo de recarga o wallbox y de la situación del garaje. El caso más económico suele ser la vivienda unifamiliar, ya que se necesita menos longitud de cableado. La inversión mínima de una instalación de 3,6 kW rondaría entre los 1.000 y 1.200 euros (por 100 euros más se puede instalar un punto de 7,4 kW.)

En la actualidad, el Moves III subvenciona el 70% del coste. En un municipio con menos de 5.000 habitantes, la ayuda es del 80%.

Permisos: No necesitas pedir permiso a la comunidad de propietarios del edificio. La modificación de la Ley de Propiedad Horizontal recoge que la instalación de un punto de recarga para uso privado en una plaza individual de garaje solo precisa la comunicación previa por escrito al presidente y al administrador de la finca.

Costo de la recarga: Para la recarga desde casa (el 80% de las recargas) Iberdrola tiene una tarifa que permite recorrer 100 km por menos de 50 céntimos, 10 veces más barato que un vehículo de combustión.

Si deseas hacer una recarga en vía pública, el precio en el mercado varía mucho dependiendo de cada tipo de recarga (50 kW, 150 kW o 350 kW.) La tarifa de Iberdrola es de 0,15 euros/kWh para la recarga convencional y de 0,3 euros/kWh para recarga rápida. En el caso de recarga super rápida o ultra rápida, los precios pueden estar alrededor de los 0,5 euros/kWh.

 

Tiempo de recarga: En el domicilio, donde se realizaría una instalación de un punto de recarga normal, el usuario del vehículo eléctrico puede aprovechar la noche para realizar la recarga total.

En puntos de recargas públicos, los tiempos son de entre veinte a treinta minutos o también se podría lograr una carga rápida de cinco minutos, dependiendo de la potencia del cargador y de que el vehículo lo permita.

Autonomía: Es preciso recordar que el 80% de los desplazamientos que realizan los vehículos en España no superan los 50 kilómetros al día, y la autonomía media de un coche eléctrico es de unos 400 kilómetros aproximadamente y se proyecta a que en la próxima década puedan recorrer hasta los 700 kilómetros sin necesidad de recargar.

Reparaciones: Un auto eléctrico no tiene embrague, ni usa aceite, ni filtros, entre otras cosas, por lo que su mantenimiento se vuelve mucho más sencillo y por ende el costo se vuelve menor.

Es importante mencionarles, que, si bien es cierto, en primera impresión el precio de los coches eléctricos es un poco más caro que los de gasolina (incluso con las ayudas estatales) esta diferencia debe poder amortizar a la larga con el ahorro de las reparaciones y del combustible.

Ya que recorrer 100 Km con un coche eléctrico cuesta aproximadamente 13 kWh, dependiendo del tamaño del coche, mientras que un coche que registre un consumo de 5l /100km, necesitaríamos el equivalente a 45 kWh de gasolina para recorrer la misma distancia. Eso, unido al hecho de que el kWh en hora valle cuesta 0,10 euros (con impuestos) y la gasolina 1,30 euros/litro, aproximadamente, es una gran diferencia. Llegando a la conclusión de que 100 kilómetros en un coche eléctrico cuestan 1,30 euros, mientras que, en uno de gasolina, 6,5 euros; es decir, cinco veces más.

3- TRANSPORTES PÚBLICOS ELÉTRICOS Y TRANSPORTES INTELIGENTES

ir2M es un nuevo Sistema de Transporte Inteligente para las grandes ciudades. Según su autor, Jesús Manzano, se lograría ahorrar 80 millones de litros de combustible al año en regiones urbanas de 5 millones de habitantes y reducir un 25% las emisiones de CO2 derivadas del transporte urbano. E s “una solución integral que diseña, despliega y gestiona rutas dinámicas e inteligentes de transporte de pasajeros, aplicando desarrollos basados en tecnologías de la información, sistemas de información geográfica, comunicaciones móviles y procedimientos, con el fin de facilitar un transporte colectivo más sostenible”.

Este ejemplo de movilidad sostenible me parece muy interesante porque se trata de un transporte público personalizado que va más allá del transporte público tradicional. La ventaja fundamental del transporte privado (ya sea el coche o una bici) es la libertad de horarios y de rutas. En un transporte público uno tiene que planear de antemano qué línea tiene que tomar y si en torno a su destino no existe ninguna parada, difícilmente podrá acceder. En este sistema de movilidad sostenible nos proponen que en vez de ser el usuario el que busque la combinación de transportes públicos más adecuada a su desplazamiento, sea el sistema el que coordine las necesisdades de todos los usuarios para dibujar la ruta compartida más óptima. En palabras de su autor: “Imagina centenares de microbuses operando en itinerarios basados en TUS necesidades, cercanos, puerta a puerta. Como TU te moverías. Imagina millares de personas que viajan cómodamente desde sus domicilios a sus puestos de trabajo, cada día, por un itinerario inteligente y óptimo. Imagina que el transporte se adapta a TI. Imagina un transporte público, compartido, pero con la atención de un servicio personal, diseñado para TI y que conoce TUS gustos, TUS necesidades.” Para más información ver rutas inteligentes para grandes ciudades.